ACAPULCO, Gro., 1 de abril de 2020.- La Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología analiza un exhorto a la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) para que se adopten las medidas pertinentes y elaboren protocolos que atiendan de manera inmediata e integral los casos de abuso sexual infantil, acoso y maltrato en las escuelas particulares de Guerrero.

De acuerdo con un boletín, en la propuesta presentada por el diputado Marco Antonio Cabada Arias se pone de manifiesto que el 12 de marzo, en Acapulco, se difundió a través de redes sociales el abuso sexual contra una niña de tercer grado de preescolar en el Liceo Ibero Mexicano, colegio ubicado en fraccionamiento Costa Azul.

Refirió el legislador que dicho acto permitió conocer más casos similares en el plantel, y ante lo cual los directivos se han mostrado omisos.

Cabada Arias reseño que del año 2000 a la fecha, en México se han acumulado al menos 2 mil 28 casos de ataques sexuales contra menores de edad en centros educativos, de los cuales una tercera parte no fueron investigados por la autoridad, a pesar de haber sido denunciados.

Mientras que en el resto de los casos, la sanción contra los agresores consistió en llamadas de atención, suspensiones temporales, reubicación del atacante en otro plantel o la destitución del directivo.

Ante esta problemática, dijo que el llamado al titular de la SEG es para que en los planteles educativos de carácter privado se considere la aplicación de exámenes de perfil psicológicos y análisis toxicológicos a los docentes, trabajadores administrativos, de intendencia y de todos aquellos que de manera directa o externa formen parte del plantel escolar.

Plantea también que un supervisor realice verificaciones consecutivas, a efecto de cerciorarse de que cuentan con las instalaciones adecuadas para que las niñas y niños ejerzan de manera sana y segura su derecho a la educación.

Asimismo, que se gire instrucciones a quien corresponda para que, en el ámbito de su competencia, se vigile en todo momento las actuaciones de los particulares que presten servicios educativos, para verificar que se apegan a lo dispuesto en la Ley de Educación del Estado de Guerrero numero 158, y en caso de que sea inadecuado el seguimiento a los casos de violencia sexual, se apliquen al personal de dichos centros escolares la sanciones correspondientes, incluyendo la revocación de la autorización y/o del reconocimiento de validez oficial.