CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril de 2019.- Ante el avance de los llamados grupos anticiencia en el mundo, es necesario que los científicos, además de desarrollar su labor cotidiana, tengan mayor contacto con la sociedad para explicar la importancia y beneficio de su trabajo.

De acuerdo con un comunicado de la Máxima Casa de Estudios, los antivacunas, los negacionistas y hasta los terraplanistas consideran y divulgan que el papel de los científicos es conspirar contra la humanidad a través del conocimiento para robarle sus libertades.

Si bien pudieran resultar graciosos los planteamientos pseudocientíficos de estos grupos, en realidad son preocupantes y graves, alertaron Catalina Stern, directora de la Facultad de Ciencias (FC), y Martín Bonfil Olivera, de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM.

Sus argumentos tienen cierta lógica y se basan en datos, por ello han tenido auge en los últimos 15 años, pero las personas informadas pueden detectar que la información es falsa y las interpretaciones erradas, dijeron.

Por ello, Catalina Stern consideró urgente “salir de la facultad; tenemos retos de divulgación de la ciencia porque es importante que la sociedad tenga información verídica sobre los descubrimientos, proporcionada por quienes en verdad saben”.

La divulgación científica debe intensificarse y transmitirse con un lenguaje menos complejo.

Sigue la nota aquí.