CHILPANCINGo, Gro., 14 de febrero de 2014.- El titular de la Contraloría del Estado, Antonio Arredondo Aburto, anunció la realización de una investigación a fondo en torno a las despensas que fueron descubiertas en uno de los patios del DIF estatal y que presuntamente estaban abandonadas desde la contingencia climatológica del año pasado.

El funcionario señaló que ya inspeccionó el lugar y constató que no hay productos perecederos, pero admitió que en efecto hay algunos que ya habían caducado. Dijo que la dependencia a su cargo ha iniciado la revisión inicial, que llevará a una investigación formal y finalmente a la aplicación de una auditoría para sancionar a quien resulte responsable.

Anunció que ha invitado formalmente a Susana Palazuelos, consejera nacional y delegada de la Cruz Roja en Guerrero, así como al notario público Hugo Pérez Ruano, a fin de que la primera acuda como testigo imparcial y el segundo pueda dar fe de que en los patios de referencia “existen productos, pero son no perecederos, es decir no son despensas”.

Desde luego que esperamos una amplia explicación de los responsables de ese lugar, pero también se recabarán pruebas y se concederá derecho de audiencia porque no se trata de llevar a cabo una acción persecutoria contra nadie.

Remarcó el funcionario la complejidad del manejo de la ayuda que llegó al estado con motivo de la contingencia, enfatizando que es lógico que después de desplegar una vasta estrategia para distribuir más de cinco mil toneladas de productos, se hayan rezagado los que se localizan en ese patio, que no son más de veinte toneladas.