ACAPULCO, Gro., 29 de enero 2017.- El programa Mamá Canguro del IMSS, fue aplicado en el Hospital General Regional número 1 Vicente Guerrero en este municipio, logrando salvar la vida de una bebé prematura.

“Fue una batalla dura, un proceso difícil, es un milagro”, fue la expresión de Erika Campos, derechohabiente de 29 años de edad, mamá de Ángela Berenice, una bebé prematura que  fue  dada  de alta este  viernes  luego de tres meses de permanecer en el hospital.

De acuerdo con un boletín, este programa aplicado desde 2012 por la Delegación, es un proyecto que ha sido establecido para fomentar el contacto piel a piel entre la madre y el recién nacido prematuro para incrementar el desarrollo neurosensorial del bebé,  exhortar a la práctica de la alimentación materna para proteger al menor y crear un vínculo afectivo entre ambos.

Desde las 12 semanas de gestación, Erika fue derivada de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 26 al HGR número 1, ambos ubicados en el puerto de Acapulco, debido a que contrajo zika, por lo que su embarazo se clasificó de alto riesgo.

La paciente presentó también preclamsia severa y a las 28 semanas de gestación los médicos le indujeron el  parto.

Su bebé al nacer el 19 de octubre de 2016,  pesó un kilogramo, sin embargo, durante las siguientes dos semanas bajó hasta 750 gramos.

Durante las primeras semanas, la menor de edad sufrió un derrame cerebral y un derrame pulmonar,  por lo que fue necesario intubarla. Durante tres meses y ocho días, la pequeña Angela Berenice, como fue nombrada, permaneció en el área designada para el programa Mamá Canguro.

“Yo llegaba todos los días desde las 08:00 de la mañana hasta las 07:00 de la noche todos los días para estar con mi bebé, ella es un milagro de vida, ha luchado mucho por su vida, por estar con nosotros, con su papá y sus hermanos mayores”, expresó Erika, visiblemente conmovida.

Erika es madre de dos niños más, de 12 y nueve años, respectivamente, vive en ciudad Renacimiento de Acapulco, ubicada en la zona conurbada del puerto; es empleada de una ferretería, trabajo que permite que ella y su familia cuenten con el Seguro Social.

Se le llama programa Mamá Canguro porque el binomio asume una posición similar, ya que durante sus visitas al hospital, se acomoda al recién nacido de tal modo que la madre lo cobije al centro de sus senos, de manera vertical.

La madre recibe capacitación por el personal especializado del IMSS sobre la manera de alimentarlo, de bañarlo, de tomar su temperatura y de  otros cuidados en general, de tal manera que cuando el bebé sale del hospital, su madre también se siente más segura, pues  se les capacita en los cuidados generales del bebé.

El coordinador clínico de la Jefatura de Pediatría del HGR número 1, Carlos Esteban Ángel, indicó que este hospital durante 2016 registró el nacimiento de tres mil 301 niños, de los que 246 fueron prematuros; de esa cantidad, 90 por ciento sobrevivieron gracias a esta estrategia; 65 por ciento de los casos, es de niños y 35 por ciento  de niñas.

El HGR es el único Hospital a nivel estatal en aplicar esta estrategia de salud. La señora Erika está sumamente agradecida con el IMSS y expresa que los médicos lograron que “su milagro de vida” saliera adelante.

El médico pediatra comentó que un parto prematuro puede ser multifactorial, ya sea por estrés, medio ambiente, mala alimentación, sobrepeso, obesidad, por mencionar algunas, por lo que reiteró la importancia de estar en vigilancia prenatal, ya sea con un médico del IMSS o un particular, que verifique de forma permanente el estado de salud del binomio madre-hijo.