MALINALTEPEC, Gro., 24 de septiembre de 2014.- El gobierno federal impugnó mediante el recurso de revisión el amparo otorgado a la comunidad me’phaa de San Miguel del Progreso.

Según lo publicado por La Jornada Guerrero, los habitantes de dicha comunidad se ampararon para frenar la concesión otorgada por el Ejecutivo a la empresa canadiense Hochschild Mining para explotación a cielo abierto por 50 años en más de 80 por ciento del territorio indígena.

En Júba Wajiín (San Miguel del Progreso), los pobladores indígenas hablantes de la lengua me’phaa, que se dedican principalmente al cultivo del café, maíz y plátano, esperan que la pesadilla de perder sus tierras heredadas por sus ancestros para ser destruidas para la extracción de minerales pueda terminar.

En julio de 2013, la comunidad se amparó ante el Juzgado Primero de Distrito del Estado de Guerrero al darse cuenta oficialmente que el gobierno federal había otorgado permiso, sin haber realizado una consulta a los pueblos indígenas, de realizar exploración y explotación de minerales.

Para el comisariado de bienes comunales de Júba Wajiín, Agapito Candía, es lamentable que el gobierno de Peña Nieto continúe con políticas que en vez de que desarrollen a los pueblos indígenas los convierta en un objeto de explotación monetario.

Detalló que junto con la ayuda del Tlachinollan la defensa por los actos desigualitarios del gobierno federal los pueblos indígenas han pedido a la Suprema Corte de Justicia de Nación retomar su demanda y analice a fondo la legislación minera.