ACAPULCO, Gro., 19 de agosto de 2014.- El gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, sostuvo una reunión de trabajo con policías municipales de Acapulco, para atender sus demandas principales.

Según un comunicado, el mandatario estuvo acompañado por los comandantes de la Novena Región Militar y de la Octava Región Naval, Martín Cordero Luqueño y Rafael Ojeda Durán, respectivamente.

Aguirre Rivero les reiteró que quienes hayan aprobado el examen de evaluación y confianza que aplican la Policía Federal, el Cisen y PGR, no serán dados de baja, sino por el contrario, luego de que sean capacitados por la Sedena serán reincorporados a sus actividades.

“Con pleno respeto a la autonomía del ayuntamiento de Acapulco, quiero dejar de manifiesto que no hay intención de parte de mi gobierno de afectar los derechos laborales ni sancionar a quienes hayan aprobado los exámenes”, subrayó Aguirre Rivero.

Destacó que con la puesta en marcha del mando único, los elementos que aprueben los exámenes de evaluación recibirán un curso de capacitación a través de la Sedena a fin de que tengan un mejor desempeño.

Mientras que a quienes no aprobaron dicho examen, se les liquidará conforme a derecho, y en casos especiales se les otorgará un proyecto productivo.

“Quiero que la policía de Acapulco tenga otra imagen diferente a la que se le ha estigmatizado”, acotó.

A la reunión asistieron el presidente de Acapulco, Luis Walton Aburto; el presidente interino de la Comisión de Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno, y los secretarios de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo, de Finanzas y Administración, Jorge Salgado Leyva y de Seguridad Pública, Leonardo Vázquez Pérez.