CIUDAD DE MÉXICO, 29 de enero 2018.- La entrega número 60 de los premios Grammy regresó a Nueva York, tras 14 años de ausencia, dejando una gran noche de baile, música y protestas en contra del abuso sexual y apoyo a los ‘dreamers’.

El gran ganador y estrella de la noche fue el cantante Bruno Mars al conquistar seis estatuillas, por su álbum 24K Magic reafirmando el momento musical que está pasando el hawaiano.

Dentro de las categorías que conquistó Mars están Mejor grabación, Mejor canción y Mejor álbum. También logró conseguir las tres categorías de R&B, además de realizar una de las mejores presentaciones de la noche acompañado de Cardi B.

Otro de los ganadores de la noche fue el rapero Kendrick Lamar quien conquistó cinco gramófonos, dejando con las manos vacías a su principal contendiente Jay Z.

El regreso de los Grammys a Nueva York fue histórico, pues en la categoría del Mejor álbum, por primera vez sólo competía una artista blanca mientras que los demás eran afroamericanos.

Uno de los momentos más emotivos de la entrega de premios fue la interpretación de Praying de Kesha, quien fue presentada por la actriz Janelle Monae y acompañada por las cantantes Cindy Lauper, Bebe Rexha, Camila Cabello, Andra Day y Julia Michaels, en nombre de todas las víctimas de abuso sexual.

Además la cantante Camila Cabello, de ascendencia cubana y mexicana, aprovechó para enviar un mensaje a los dreamers, para que nunca abandonen sus sueños y siempre persigan sus objetivos.

La nota en Quadratín México.