OAXACA, Oax. 15 de mayo de 2017.- En Oaxaca, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) sigue siendo un poder fáctico, la reforma educativa sólo un membrete y las disposiciones sindicales, una ley no escrita.

Le llaman bilateralidad, término que plantea un cogobierno con el magisterio oaxaqueño, en el que conservan sus prebendas. La bilateralidad dispone que todo acuerdo, firma, trámite o asunto relacionado con el magisterio, se autorice a través de dos vías: el IEEPO y la Sección 22, que no funge en Oaxaca como subalterno del Poder Ejecutivo, sino como un gobierno paralelo, a pesar de recibir una percepción salarial por parte del Estado.

Este lunes 15 de mayo, los más de 80 mil trabajadores de la educación inscritos en la nómina de la Secretaría de Educación Pública (SEP) tendrá su día libre como parte de la celebración del Día del Maestro. Pero un porcentaje saldrá a las calles en una marcha masiva, de Viguera al Zócalo, como han hecho desde hace más de 30 años para mostrar su presencia.

Sin el reconocimiento del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), al que pertenecen como Sección 22 y con el que disputan el poder sindical a través de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la dirigencia sindical se dividirá para estar presentes en la ceremonia oficial y con el puño en alto en las calles. Según la convocatoria, este lunes deberá marchar el 80 por ciento de los docentes en la ciudad de Oaxaca y un 20 por ciento acudirá a Ciudad de México, para participar en la marcha de la CNTE.

 

Más información en Quadratín Oaxaca.