CHILPANCINGO, Gro., 29 agosto de 2017.- El alcalde capitalino Marco Antonio Leyva Mena informó que en las próximas horas convocará al obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, para mostrarle el trabajo institucional que realiza el Ayuntamiento.

Lo anterior, en respuesta a las declaraciones del jerarca católico, quien como lo informó Quadratín Guerrero, señaló que los servicios públicos de esta capital, como la basura y el agua potable, están en manos de la mafia, que los han convertido en negocio y ha desplazado al municipio.

Esta mañana durante su conferencia de prensa semanal, el alcalde Marco Antonio Leyva indicó que en la capital del estado se requiere diálogo y no estar en constante enfrentamiento con grupos sociales, en referencia al asunto del impuesto a la recolección de basura, que insistió que no se va a cobrar, y acusó que personajes de oposición a su partido, diputados e incluso el obispo, atacan a la autoridad municipal con sus declaraciones.

“El obispo, como un actor político de esta sociedad, lo escuchamos, pero también queremos que nos escuche, porque creo que estamos haciendo un esfuerzo donde todos debemos sumar la parte que nos corresponde. Hoy mismo le voy a llamar al obispo para hacerlo. Y la llegada del nuevo arzobispo (de Acapulco) yo lo que espero es una coordinación cordial como con el obispo Salvador; insisto, a mí me cae muy bien”, expresó el alcalde.

En otro tema, el presidente afirmó que el Ayuntamiento no inhibirá ninguna movilización que pudiera darse con motivo de los tres años de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.

Dijo que en este caso, la autoridad debe dar espacios para que los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos y las familias se expresen con orden, y que ese dolor se encauce con una sociedad que también anhela paz y seguridad.