ACAPULCO, Gro., 15 de mayo de 2017.- El delegado de la Sedatu en Guerrero, José Manuel Armenta Tello reconoció que desde hace cuatro años falta la entrega de dos mil casas a damnificados por los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel.

“No se han entregado, tenemos un pendiente importante y estamos haciendo las gestiones necesarias y acceder a los recursos necesarios para continuar con los trabajos de reconstrucción, los recursos ya se han agotado, es por eso que esperamos tener un apoyo adicional y continuar con este proceso”, detalló.

En entrevista en un hotel de la zona Diamante, después de la firma del convenio para el Desarrollo y Ejecución de Acciones en Materia de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, José Manuel Armenta afirmó que estos casos pertenecen a damnificados de Acapulco, Chilpancingo, Costa Grande y Chica, así como La Montaña y que hasta el momento no se tiene una fecha de entrega ni para continuar con los trabajos.

“Hay muchos motivos, uno fue esta decisión del tiempo que tomó la reubicación de unos asentamientos, dificultades en cuanto al planteamiento que se hizo de los prototipos para la vivienda, eso fue en las primeras épocas, hasta los más reciente que son las clausuras de muchos fraccionamientos por parte de Profepa por carecer de manifestaciones de impacto ambiental o solicitud respecto al cambio del uso de suelo”, comentó Armenta Tello.

Agregó que “no hay fecha para cuando entregar, ya que hay situaciones que no dependen de la delegación, hay participación de expertos en el tema y poder subsanar, hay viviendas que están clausuradas y hasta que esto no se dé, no podremos entrar y se están deteriorando y después de eso tendremos que buscar un recurso adicional que no tenemos considerado hasta que volvamos a retomar los trabajos”.