ZIHUATANEJO, Gro., 6 de agosto de 2020.- La pandemia por coronavirus impidió el crecimiento de la obra privada, a lo que se sumó la caía del 50 por ciento de la actividad en el sector, informó el integrante de Empresarios Constructores de la Costa Grande, César Hérnandez Albuerne.

Comentó que aún hay incertidumbre entre los inversionistas locales y foráneos, ya que pese a que Guerrero se encuentra en semáforo naranja, existe la posibilidad de que regrese a rojo y que la obra pública y privada se detengan nuevamente como sucedió al inicio de la pandemia en abril.

Precisó que mucha de la obra privada que se hace en el municipio son pequeños hoteles que se construyen en diferentes puntos de Ixtapa-Zihuatanejo; sin embargo, este sector también sufrió por el cierre de negocios que se dio como medida para evitar contagios por Covid 19.

Actualmente se trabaja a un 50 por ciento de la capacidad de lo que se hizo el año pasado justo en estas fechas, a lo que se suma la falta de ejecución de proyectos que fueron anunciados por el gobierno federal y de los cuales no se tiene mayor información.

Recordó que en la temporada más crítica de la pandemia se tuvo que reducir la plantilla laboral y además disminuir los días de trabajo, lo que repercutió en el bolsillo de quienes dependen del ramo de la construcción.