CIUDAD DE MÉXICO, 12 de agosto de 2018.- Derivado del trabajo coordinado entre agentes de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) y la Policía Federal (PF) de la Comisión Nacional de Seguridad, con base en el Programa Nacional de Seguridad Pública, fue posible cumplimentar una orden de aprehensión contra un sujeto de 36 años, quien fungía como socio accionista en una red de explotación sexual mediante la página web Zona Divas.

En una conferencia de prensa realizada este domingo, la titular de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas, Juana Camila Bautista Rebollar, detalló que el imputado, junto con otro hombre que aún se busca, obtuvo beneficios económicos de octubre de 2012 a agosto de 2013, a partir de los servicios sexuales a los que fue obligada a prestar una víctima de 27 años, de nacionalidad extranjera.

La funcionaria explicó que la afectada llegó a la Ciudad de México el 4 de octubre de 2012, ya que había sido contactada en su país para venir a trabajar como dama de compañía.

Añadió que al entrevistarse con un cómplice del indiciado, en un domicilio ubicado en la colonia Del Valle, delegación Benito Juárez, él le quitó su pasaporte y le indicó que sostendría relaciones sexuales con los clientes que solicitaran el servicio a través de la página Zona Divas, donde la promovieron mediante fotografías.

Le dijo también —continuó Bautista Rebollar— que trabajaría el tiempo necesario para pagar su estancia en el país, ya que ellos habían invertido en su viaje; sin embargo, cuando la víctima reclamó que no era esa la oferta de trabajo que se le había hecho en su país, el copartícipe la amenazó con no devolverle sus documentos migratorios y hacerle daño a su familia.

Durante el periodo de tiempo referido la agraviada fue instalada en un predio, de donde era trasladada por el imputado a distintos hoteles, señaló la fiscal.

Y mencionó que el detenido era uno de los encargados del control del dinero, por lo que le exigía parte del efectivo e incluso completo, cada vez que cobraba.

El 14 de agosto de 2013 la víctima terminó de pagar el dinero de la inversión de su viaje y dejó de ser explotada sexualmente y recuperó su pasaporte.

Más información aquí.