COCULA, Gro., 5 de julio de 2020.- El nuevo vicepresidente en México de Torex Gold Resource, Faysal Rodríguez Valenzuela dijo que el cambio en el corporativo tras la salida de Alfredo Phillips Greene, implicará una reestructuración con miras a la próxima década.

“Nosotros tenemos fuertes intenciones de seguir invirtiendo en Guerrero, tenemos fuertes intenciones de seguir invirtiendo en México, tenemos confianza en el gobierno federal, en el gobierno del estado; y esta reestructuración obedece únicamente a reforzar los próximo 10 años, lo cual es un reto bastante grande”, declaró esta mañana en entrevista antes de la siembra de alevines en la presa El Caracol y la entrega de facturas a beneficiados del programa de sustitución de motores en el poblado Nuevo  Balsas.

El también gerente general de Minera Media Luna (MML), indicó que continuarán los programas de fortalecimiento e inversión mixta entre gobierno e iniciativa privada; y fortalecerán algunos programas que están en marcha en las comunidades.

En otro tema, dijo que dada la desaparición formal del Fondo Minero este año, y el complicado panorama que esboza la pandemia provocada por el Covid 19, a las empresas mineras les corresponde actuar con responsabilidad y sumándose con mayores recursos. No obstante, acotó que los gobiernos deben responder con acciones que beneficien a las comunidades para que sean afectadas en menor medida ante los recortes presupuestales.

Al respecto, dijo que como sector minero en el país, buscan que los recursos de 2018 y 2019 entregados al extinto fondo sean ejercidos en las comunidades bajo las nuevas políticas del gobierno federal.

Anunció que firmarán este mes el convenio de colaboración del fondo con los gobiernos estatal y federal bajo una nueva normativa.

“El mayor reto para nosotros como empresa minera es compensar esa inversión y a eso obedece esta reestructuración (interna), a los programas sociales, con un recurso que posiblemente las comunidades ya no van a tener”, puntualizó Rodríguez Valenzuela.

Asimismo, abundó que luego del decreto de emergencia sanitaria que excluyó a la minería como actividad esencial el 31 de marzo pasado, y de que pararon labores, se detuvo también la cadena de suministros, lo cual impactó en cascada durante abril y mayo a los proveedores.

Sin embargo,  Faysal Rodríguez subrayó que habrá inversiones en los próximos meses para empresas guerrerenses, pues buscan fortalecer la cadena de valor comercial a nivel local.

Antes, explicó que la ayuda que otorgaron a pescadores de la presa El Caracol benefició a poco más de 600 pescadores de 20 cooperativas de los municipios de Cocula y Eduardo Neri.