CIUDAD DE MÉXICO, 25 de abril de 2019.- Luego de más de seis horas de discusión, el Pleno de la Cámara de Diputados logró avalar en lo particular los artículos reservados el dictamen de reforma educativa por 356 votos a favor, 61 en contra y dos abstenciones, con lo que se turnó al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

Esta aprobación se da después de un mes de haberse avalado el dictamen de Reforma Educativa en comisiones, luego de dos semanas de bloqueos a la Cámara de Diputados por parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y varias reuniones entre el magisterio y autoridades federales y legislativas. 

Antes, en la votación en lo general el dictamen por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución Política en materia de educación, fue avalado por 381 votos a favor, 79 en contra y dos abstenciones.

El Pleno camaral sólo aceptó la propuesta de la diputada Reyna Celeste Asencio de Morena, que plantea incluir la educación sexual en los planes y programas de estudio en todos los niveles educativos.

Entre los puntos importantes de este dictamen destacan que, la rectoría de la educación la tendrá solamente el Estado; además de obligatoria, será universal, inclusiva, pública, gratuita y laica; se garantiza una educación con perspectiva de derechos humanos, igualdad sustantiva, cultura de paz, honestidad, valores y mejora continua.

También se establece la educación inicial de 0 a 3 años; la obligatoriedad de la educación superior, por lo que habrá mayor oportunidad de acceso hasta lograr cero rechazos; se creará el Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación.

De igual forma, se establece claramente y recupera el texto referente al respeto y promoción de la autonomía universitaria, punto que causó polémica cuando se presentó la propuesta presidencial donde se eliminaba por completo dicho párrafo de la Constitución, lo cual, se argumentó, sólo se trató de un error.

Respecto a los derechos laborales del docente, se reconoce al maestro como agente de transformación social; se abroga en su totalidad las leyes del Servicio Profesional Docente y del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), con lo que se quita lo que llamaron, evaluaciones punitivas.

Contrario a esto, los docentes tendrán un sistema de formación y actualización gratuito, no habrá ninguna relación entre evaluación y permanencia en el empleo; promoción asociada con conocimientos, aptitudes y experiencia, no exámenes estandarizados.

Sigue leyendo aquí.