Mujeres con ira

Las movilizaciones de protestas  lideradas por mujeres continúa y se reproduce en otras ciudades mundo con diferentes motivos del para desconcierto de los líderes políticos de la sociedad sexista.

La imagen no solo es poderosa por el inusual liderazgo de mujeres en protestas estrictamente políticas, sino porque todas las mujeres se sienten afectada por las políticas discriminatorias delos diferentes gobiernos.

Derechos disminuidos o no reconocidos, condiciones de violencia cotidiana que llegan al asesinato, omisiones de las autoridades al atender las denuncias y complicidad con los agresores. La violencia ejercida hacia las mujeres no solo como instrumento de sumisión de género sino además de dominación política y económica, figuran como causa común en las rebeliones femeninas que ocurren en distintos puntos del globo terráqueo.

Los datos aun no consolidados de 2019 al respecto, indican que e enero a septiembre, 2 mil 833 mujeres han sido asesinadas en México, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Sin embargo, de acuerdo con datos del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), solo 726 (25.6%) son investigados como feminicidios, mientras que los otros 2,107 asesinatos, como homicidios dolosos.

Los estados con mayor número de feminicidios son: Veracruz (140 casos); Estado de México (81 casos); Nuevo León (53 casos); Puebla (45 casos), y Ciudad de México (40 casos).

Mientras que los municipios con mayor número de mujeres víctimas de feminicidio son: Monterrey, Culiacán, Ciudad Juárez, Xalapa y Guadalajara.

El OCNF también obtuvo información, a través de solicitudes de información, de 11 estados (Coahuila, Edomex, CDMX, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Puebla, Quintana Roo y San Luis Potosí) en los que, de enero a junio, se tiene registro de 879 asesinatos de mujeres, de los cuales sólo 248 se están investigando como feminicidio.

En estos 879 casos, gracias a los detalles de las solicitudes de información, el OCNF detectó que un gran número de las víctimas “fueron objeto de actos crueles y degradantes para ser asesinadas”, ya que sus cuerpos presentaban golpes o quemaduras.

En Guerrero, también de acuerdo a las cifras del SESNSP se han cometido 231 asesinatos de mujeres, los cuerpos de las mujeres presentan signos de violencia sexual. El estado ya cuenta con una Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, pero el OCNF en Guerrero ha solicitado la segunda por Agravio comparado que busca reformar el artículo 59 del Código Penal del Estado que obstaculiza el derecho de las mujeres víctimas de violación a interrumpir un embarazo.

En las movilizaciones de lasmujeres mexicanas se ha impuesto la ira sobre la propuesta y se multiplican los actos vandálicos, pintas y ataques de género en contra porta con la propuesta eliminarlo.

Sin duda alguna que existen motivos más que suficientes para la indignación. Por ejemplo:

Entre 10 y nueve mujeres son asesinadas cada día en México, de acuerdo con la ONU.

De 2015 a la fecha, hasta antes de enero reciente, suman 3 mil 578 feminicidios a nivel nacional.

Las mujeres son las principales víctimas de delitos sexuales: en 2017, la tasa de este delito fue de 2 mil 733 por cada 100 mil mujeres, cifra mayor a la tasa de 1 mil 64 registrada en 2016 por el INEGI.

La violencia que ejercen parejas, esposos, exnovios o exesposos contra las mujeres en México es “severa y muy severa” en 64 por ciento de los casos, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016.

Una proporción equivalente a los  19.4 puntos porcentuales de las mujeres de 15 años y más ha enfrentado, por parte de sus parejas, agresiones de mayor daño físico, que van desde los jalones o empujones hasta golpes, patadas, intentos de asfixia o estrangulamiento e incluso agresiones con armas de fuego y abusos sexuales.

El feminicidio en Guerrero es una de las manifestaciones más dramáticas de la inseguridad pública. Escenarios como los registrados en otras ciudades no están lejanos y la perspectiva es que los reclamos acumulados podrían darle otras dimensiones a ese tipo de protestas.

Es muy importante que las que las movilizaciones, de todo tipo, trasciendan a la ira. Se requiere una propuesta de cambio, un proyecto revolucionario y no de vandalismo.

La ira sólo eterniza la sumisión diría la abuela.