Amores que matan

Son muchos y antiguos los ejemplos de desigualdades y discriminaciones hacia la mujer. Hay quienes sitúan el origen de la violencia de género o del “machismo” en la antigua Roma, donde el padre de familia tenía la autoridad sobre todas las personas con quienes convivía; la mujer era inferior y por tanto, podía venderla, castigarla o matarla según sus deseos. Esto contrario al antiguo Egipto, donde aparentemente las mujeres tenían similares derechos económicos y legales que los hombres y llegaban a ser vistas como heroínas.

A pesar de que la violencia contra la mujer no es un fenómeno nuevo, su reconocimiento, visualización y el pasar de ser una cuestión privada a un problema social, sí es relativamente reciente.

La violencia que sufren las mujeres en México sigue en aumento. En los primeros cinco meses de 2021, los feminicidios se han incrementado un 7,1 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos que aporta la secretaria de Seguridad Pública. De enero a mayo, 423 mujeres han sido asesinadas por razón de su género. Otros delitos como las violaciones todavía han crecido más: un 30 por ciento en comparación con los mismos meses de 2020, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Al menos 137 feminicidios, fueron cometidos durante el primer semestre de 2021 en el país, lo que arroja un promedio de uno cada 31 horas y casi el 20 por ciento de las víctimas había denunciado a su agresor por violencia de género.

La situación no es mejor en la Región Pacífico Sur. Aunque el número de carpetas de investigación que se han abierto por otros delitos de alto impacto en Chiapas disminuyó, en lo que se refiere a feminicidio la entidad va mostrando números a la alza.

El Observatorio Ciudadano Chiapas demandó una vez más, a los diferentes niveles de gobierno, considerar estos datos para implementar políticas públicas con perspectiva de género. Cabe recordar que desde 2018 en Chiapas está declarada la Alerta de Violencia de Género por violencia feminicida.

Durante el mes de mayo se registraron nueve víctimas de feminicidio en los municpios de Comitán, Chamula, Ocosingo, Pinchucalco, Salto de Agua, Suchiate, Tapachula, Tuxtla Gutiérrez y San Juan Cancuc.

Guerrero En los últimos años ha incrementado la violencia vertiginosamente en las comunidades de la región de la Montaña de Guerrero hacia las mujeres así como hacia los defensores y defensoras que las acompañan durante los procesos en que exigen justicia. Veinte mujeres fueron víctimas de feminicidio en la región durante 2020.

La organización monitoreó desde 2014 hasta abril 2021 las agresiones a mujeres en la región, con los siguientes resultados:

71 feminicidios en la Montaña, de los cuales 20 sucedieron durante el año 2020 20 delitos sexuales de enero 2020 a abril 202180 casos de mujeres violentadas dentro del hogar doméstico85 casos de violencia económica 3 casos de mujeres desaparecidas en el 2020 35 desapariciones de personas desde 2016, 10 son mujeres 20 casos de conflictos por disputa de hijos por guardia y custodia el cual es un mecanismo que usan los hombres para seguir violentando a la mujer.

Pero además los feminicidios continúan siendo un delito que va al alza, con 95 muertes violentas de mujeres de enero a octubre de este año, pero de estos sólo el 10 por ciento es investigado como tal.

La violencia física o psicológica contra las mujeres, así como la mayoría de los feminicidios u homicidios dolosos en contra de las mismas, proviene de las propias parejas o personas que se encuentran dentro del círculo social de las víctimas, han alertado en repetidas ocasiones las autoridades en Michoacán.

Si bien el estado no se encuentra entre los primeros lugares en cuanto a feminicidios, llama la atención que en el último bimestre el número de víctimas por este delito aumentó 58% con respecto al acumulado del primer semestre de 2021.

En lo que refiere a Oaxaca, hasta octubre, se contabilizan 78 mujeres asesinadas de manera violenta en este año, lo cual permite concluir que la violencia feminicida en Oaxaca no puede detenerse.

Se trata de 20 mujeres de 30 a 44 años que principalmente dejan a hijas o hijos en la orfandad, aunque la cifra es inexacta porque se carece de una instancia oficial que se encargue de dar seguimiento y mucho menos de proporcionarles ayuda económica para tratar de compensar y atender lo que detona la ausencia de una jefa de familia. En la actual administración suman 573 muertes violentas de mujeres, la mayoría de éstas sigue en la impunidad.

La impunidad es un grave problema, pues a todas las violencias que sufren las niñas y las mujeres, se suma una violencia institucional que por acciones o por omisiones, es responsable de que la violencia feminicida se mantenga.

Para hombres de corta visión, la base del poder es ganar dinero y dar órdenes, diría la abuela.

­­­_______

Fuentes

Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Observatorio de Feminicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación (Ofdpn)