CHILPANCINGO, Gro., 25 de agosto de 2019.- Civiles armados de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) llevaron a cabo una caravana ante la presunta amenaza de irrupción del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG), y dijeron estar abiertos a dejar las armas, pero hasta que el gobierno federal les garantice seguridad.

La caravana de más de 20 vehículos con civiles que portaban armas de distintos calibres, recorrió el poblado El Ocotito, desde el Parque Industrial, así como la carretera federal Acapulco-México, hasta Cajeles.

En declaraciones, el comandante de la UPOEG en ese poblado, Deibi Barrientos Cabañas indicó que el recorrido responde a la preocupación de padres de familia ante el regreso a clases y la amenaza de irrupción.

Explicó que decidieron manifestarse para que haya eco y el gobierno federal ponga atención en El Ocotito y sus alrededores. Dijo que utilizaron el eslogan “sólo el pueblo puede salvar al pueblo”, porque es la que utiliza el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Advirtió que no permitirán que personas ajenas como el coordinador del Frente Unido de Policías Comunitarias, Salvador Alanís Trujillo lleguen al poblado pues, aseguró, estuvo en Chilapa con el presunto líder de Los Rojos, Zenén Nava Sánchez, y con otros grupos con los que ahora están peleados.

“No lo queremos aquí, vamos a luchar, estamos para eso, vamos a poner los ojos a quienes quieran venir a hacer mal”, expresó.

Indicó que están dispuestos a coordinarse con la Guardia Nacional y trabajar por la seguridad, pero siempre y cuando lleguen con respeto, pues por ser comunitarios los ven inferiores.

Aseguró que están abiertos al diálogo y a ser investigados para demostrar que fueron puestos por el pueblo, así como a deponer las armas pues saben que no estarán armados toda la vida. “El arma se hizo necesidad, el arma se hizo necesaria”, expresó.