ZIHUATANEJO, Gro., 17 de mayo de 2017.- Familiares de personas que se encuentran recluidas en el Centro de Reinserción Social de Zihuatanejo (Cereso) de este municipio, urgieron que al interior del penal se cuente con un consultorio equipado para atender a los enfermos.

Lo anterior, luego del traslado de tres reos al Hospital General que evidenció que no hay servicio médico al interior, razón por la que ocasionó la inquietud de familiares que se encontraban en las inmediaciones del reclusorio y que observaron el dispositivo.

Las personas que pidieron omitir su identidad por seguridad, señalaron que hay enfermedades que se pueden tratar al interior, e incluso propusieron que se instale un quirófano para cirugías menores.

Argumentaron que al trasladar a los enfermos al Hospital General Bernardo Sepúlveda Gutiérrez, representa un riesgo, porque en ocasiones los llevan en par y se desconoce el problema legal que enfrentan, ante lo cual puede haber represalias.