ACAPULCO, Gro. 20 de noviembre de 2014- Los clavados de La Quebrada son un espectáculo que ha dado al puerto de Acapulco, Guerrero, fama mundial.

 

Esta tradición nació hace 80 años cuando un grupo de acapulqueños que acudían a la zona a pescar después de la jornada jugaban a lanzarse de los riscos.

 

Lo que comenzó como un reto fraterno para medir la valentía término siendo un espectáculo que ha trascendido más allá de las fronteras de nuestro país.

 

Este espectáculo genera recursos económicos a decenas de familias del puerto.

 

Giovanni Vargas, clavadista, comentó “es una tradición familiar que ya tiene 79 años, vamos para 80 años de tradición”.

 

Los clavadistas no perciben un sueldo, por ello a través de la Asociación de Clavadistas Profesionales de La Quebrada se obtuvo una concesión, que permite cobren una cuota de recuperación para ver el espectáculo.

 

Los recursos que se obtienen se utilizan en el mantenimiento de la zona, gastos de operación, fondo de imprevistos y el resto se reparte entre los más de 68 clavadistas.

 

Jorge Mónico Ramírez, clavadistas retirado, indicó “vendemos un boletito de 40 pesos adultos y 15 pesos de cinco a 10 años, ese dinero se utiliza primordialmente para darle mantenimiento al área turística; como símbolo debemos cuidarlo y difundirlo, pagamos el uso y goce de la zona federal marítimo terrestre, después impuestos locales estatales y federales, nómina de empleados y nómina de socios”.

 

Los turistas que acuden a La Quebrada aseguran que es justo que se cobre por el espectáculo.

 

Juan Antonio Serón, turista, opinó “nosotros venimos como turistas encantados a pagar un espectáculo como éste”.

 

Ismael Vázquez, presidente de los clavadistas, dijo “semanalmente podemos estar recibiendo alrededor de 3 mil, 4 mil o 5 mil personas, dependiendo de la temporada”.

 

Las autoridades reconocen que este modelo de organización ha dado resultados.

 

Adolfo Aquino Benítez, director del Deporte en Acapulco, señaló “cobran el acceso a los visitantes, algo simbólico y eso les ayuda mucho, de eso se mantienen familias”.

 

Son los clavadistas de La Quebrada, de Acapulco, quienes dan el ejemplo de cómo un espectáculo puede ser una atracción turística, generadora de ingresos y sin perjudicar el entorno natural.

 

Fuente original:

http://noticieros.televisa.com/mexico-estados/1402/80-anos-espectaculo-ininterrumpido-quebrada/