ACAPULCO, Gro., 2 de diciembre de 2015.- Representantes de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum), la Fiscalía General de Guerrero y un notario público acudieron a los filtros policíacos a dar fe de que los policías antimotines que resguardan el sitio donde serán evaluados los maestros no portan armas u objetos que puedan causar daños a los manifestantes.

Aproximadamente a las 13:30 horas se realizó este procedimiento por parte del notario público número 2 Andrés Enrique Román Pintos, la coordinadora regional auxiliar de Derechos Humanos Alma Estela Reyes Martínez y  un representante de la Fiscalía de Guerrero.

En el lugar se constató que los antimotines instalaron un sistema de sonido conocido como TUM donde por medio de una grabación se les pide a los manifestantes no rebasar la línea de seguridad.