ACAPULCO. Gro., 14 de junio de 2017.- El director de la Comisión de Transporte y Vialidad del estado, Miguel Ángel Piña Garibay dijo que por el momento no se puede cambiar el parque vehicular en Acapulco y que tampoco se les puede exigir a los permisionarios hacerlo, ya que el gobierno estatal no cuenta con un programa para hacerlo.

Pese a que la ley establece que las unidades de transporte público deben de tener 10 años de antigüedad, Piña Garibay justificó que hay camiones que se han modernizado, sobre todo en sus motores, además que con la entrega de unos sensores disminuirán los accidentes en algunas rutas.

“El camión urbano es demasiado caro, no les podemos en este momento exigir a los permisionarios que cambien a unidades nuevas, toda vez que requeriría una gran inversión y para eso el gobierno del estado no tiene recurso, después de tener tanto tiempo con modelos viejos a decir que mañana van a dejar de circular, es por eso que hemos hecho que se vayan mejorando las unidades”, dijo.

Reconoció que el 50 por ciento de las unidades pesadas del transporte público que circulan en el puerto ya dieron su vida útil, es decir más de 300 unidades, pero insistió que debido a que no se cuenta con un programa de ayuda no pueden exigir y por lo tanto no están obligándolos a cumplir la ley.

En entrevista en un hotel de la zona Diamante después de entregar apoyos a transportistas, Piña Garibay afirmó que el martes no hubo alguna denuncia por el exceso cobro de taxis colectivos por las lluvias, aunque pidió el apoyo de los usuarios para que las hagan, porque a veces hay abuso por parte de los choferes, sobre todo de la ruta Colosio.

Por otra parte, Miguel Ángel Piña aseveró que este miércoles se entregaron 60 sensores a los concesionarios, sobre todo de la ruta de la zona de Hospitales, cuyo valor unitario tiene un costo de 40 mil pesos y la mitad del valor fue financiado por el gobierno estatal.