CHILPANCINGO DE LOS BRAVO, Gro., 20 de noviembre del 2013.- Juan Manuel Rico Gámez, comandante de la zona militar número 35 dijo que no hay necesidad de implantar un toque de queda en Chichihualco, municipio que vivió tres días de enfrentamientos entre grupos antagónicos de la delincuencia organizada, indicó que los elementos de tropa adscritos a la 35 zona militar dan cobertura en los municipios que reportan alta incidencia delictiva, principalmente del crimen organizado.

Rico Gámez admitió que Guerrero requiere atención especial, razón por la que el gobierno federal constantemente envía refuerzos a las tropas, respecto al envío de tanquetas al municipio de Chichihualco, el mando militar indicó que se trata de un trabajo permanente desplegado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), lo que no involucra una actividad extraordinaria.

“Lo que pasó es que Chichihualco en estos días presentó unos índices que nos permitieron detectar cierta presencia de grupos armados, la presencia nuestra fue para tratar de generar seguridad en el área”, manifestó.

Indicó que se mantendrá la presencia militar en el lugar, ya que es importante restablecer la tranquilidad entre la población, el mando castrense negó que en Chichihualco haya condiciones para establecer un toque de queda, aunque reconoció que a partir de varios hechos se optó por fortalecer la presencia.