CHILPANCINGO, Gro., 13 de septiembre de 2018.- Unos 70 trabajadores extraordinarios cerraron el Ayuntamiento capitalino para pedirle al alcalde Marco Antonio Leyva Mena que les pague el bono del Día del Servidor Público.

La protesta se da luego de que esta semana, integrantes de la Sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG) se manifestaron y lograron que se les pagara dicho bono, lo que generó inconformidad en otro grupo de empleados.

Los trabajadores extraordinarios, es decir, que no están basificados ni agremiados a un sindicato, exigen que también se les otorgue la prestación, pues señalaron que el alcalde no puede beneficiar sólo a un grupo, pues el bono debe ser para todos los empleados.

Los inconformes se mantienen a la espera de una reunión para dialogar su petición y advirtieron que de no obtenerla, no abrirán las puertas del Palacio Municipal.