ACAPULCO, Gro., 25 de agosto de 2019.- Al cumplirse 45 años de la desaparición forzada del luchador social Rosendo Radilla Pacheco, se llevó a cabo una misa en la iglesia de Santa María de Asunción en el municipio de Atoyac.

En la homilía participaron familiares de Rosendo Radilla, así como de las víctimas de la llamada Guerra Sucia en Guerrero, ocurrida entre 1969 y 1979, y defensores de derechos humanos, quienes se unieron al clamor de justicia y verdad.

La ceremonia fue organizada por la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (Afadem) y al concluir, se colocó una ofrenda floral en la placa de las víctimas de desapariciones forzadas e inició una caminata en la ciudad, donde decenas de personas llevaban flores blancas y una lona al frente con la leyenda: “Memoria, verdad, hasta encontrarlos”.

Durante el trayecto lanzaron consignas como “¿Por qué los buscamos? Porque los amamos”, “Basta ya de guerra, queremos ya la paz”, “Presentación con vida y castigo a los culpables”, entre otras más.

Tita Radilla, hija del luchador social desaparecido, reclamó que el Estado mexicano no ha hecho lo suficiente para dar justicia a los desaparecidos y sus familiares. “No vamos a olvidar, merecemos saber qué sucedió”.