CIUDAD DE MÉXICO, 10 de mayo de 2017.-El Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés) con base en Londres, colocó a México como el segundo país con más muertes violentas del mundo en el 2016, después de Siria, nación donde se desarrolla una guerra.

El informe del IISS apuntó que México registró 23 mil decesos tan solo en el año pasado, siendo rebasado solamente por el conflicto armado que mantienen los siros y que refieren, tiene 50 mil muertes violentas durante 2016.

“Bajo estas dinámicas criminales está la debilidad institucional y la corrupción generalizada que han plagado al Estado mexicano”, indica el informe.

“La reforma del sistema policial es crucial para que el gobierno mexicano reaccione ante esta explosión de violencia criminal. Pero Peña Nieto no ha sido tan proactivo en materia de seguridad como en otras cuestiones, como la apertura del sector energético a la inversión extranjera y la reforma del sistema educativo”, agrega el estudio.

 

Responde Gobierno de México; señala inconsistencias en el informe de IISS

Las Secretarías de Gobernación (Segob) y de Relaciones Exteriores (SRE) respondieron al informe con un comunicado en el que hicieron  hincapié en que el estudio utiliza cifras de origen desconocido, refleja estimaciones basadas en metodologías inciertas y aplica términos jurídicos de manera equivocada.

“El reporte señala de manera irresponsable la existencia de un conflicto armado (no internacional) en México. Ello es incorrecto; la existencia de grupos criminales no es un criterio suficiente para hablar de un conflicto armado no internacional.  Tampoco lo es el uso de las Fuerzas Armadas para mantener el orden al interior del país”, refiere la réplica.

Según la Segob y la SRE, dicho reporte buscar dar un tratamiento similar a naciones con fenómenos diferentes, pues mientras la violencia relacionada con el crimen organizado es un fenómeno regional, que va más allá de las fronteras que México comparte con Estados Unidos, Guatemala y Belice, entre muchos otros países. Los retos que México enfrenta en este rubro no pueden aislarse de fenómenos relacionados en otras jurisdicciones, como el tráfico de armas y la demanda de drogas. El combate al crimen organizado transnacional debe analizarse de manera integral.

Incluso, desestima las cifra total de homicidios dolosos a nivel nacional, que en 2016 aún no ha sido publicada por el Inegi, por lo que se desconoce el origen de la cifra utilizada en el reporte.

“También es inverosímil la suposición que hace el estudio al considerar que todos los homicidios que tuvieron lugar en México están relacionados con el combate a las organizaciones criminales”, apunta la Cancillería.

Apunta que las estadísticas de homicidio doloso, como la del Inegi, incluyen casos de muertes por riñas, muertes por armas blancas, muertes asociadas a la comisión de delitos del fuero común, así como aquellas producto de conflictos vecinales o comunitarios, entre otras.

Para las autoridades de la Federación, hay una base errónea y carente de rigor técnico, en el análisis del instituto europeo y propone voltear a ver cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sigue la nota aquí.