ACAPULCO, Gro., 2 de noviembre de 2019.- Largas filas de vehículos, venta de flores de cempasúchil y terciopelo, así como de comida y bebida ante un laxo dispositivo de seguridad y escasos policías viales, circundan el panteón de la colonia Las Cruces, uno de los más concurridos de este puerto por el Día de Muertos.

El ambiente familiar dentro del cementerio es acompañado de música de mariachis y bocinas, oraciones, risas y charlas que los asistentes sostienen en torno a las tumbas.

Los vendedores ofrecen, además de flores, productos de limpieza y hasta cerillos; mientras que los prestadores de servicios acarrean cubetas con agua, arena, tabiques o pintura, para el mantenimiento de lápidas y cruces.

En un recorrido que hizo Quadratín esta mañana, se observaron cientos de familias que limpiaban las tumbas de sus parientes, a pesar de la escasez de agua en los tanques más alejados de la entrada, pues debían acarrearla en baldes o garrafas desde la puerta del concurrido panteón.

Desde las primeras horas se reportó tráfico en las avenidas del área; para poder llegar, las personas tuvieron que avanzar largas filas de vehículos si atravesaban el poblado La Sabana, pues no se vio una operación vial que impidiera que los comerciantes del mercado de esa zona ocuparan un carril de la carretera.

En cambio, las vallas de seguridad fueron colocadas en un carril de la calle frente al cementerio, para impedir que algún peatón o comerciante fuera atropellado.