CIUDAD DE MÉXICO, 1 de diciembre de 2021.- En su informe por tres años de Gobierno, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que con la nueva Reforma Energética, “recuperaremos el equilibrio perdido con la política energética neoliberal, que contraria al interés público y de manera perversa, buscaba arruinar a la industria eléctrica nacional y dejar el mercado en manos de empresa privadas, principalmente extranjeras”.

Agregó, desde el Zócalo, que también, en esa iniciativa, va la resolución de que el litio sea propiedad de la Nación y para garantizar la generación suficiente de electricidad, “se ha iniciado un programa de modernización de turbinas y otros equipos complementarios en 16 hidroeléctricas.

“Asimismo, se licitan para su construcción, seis plantas termoeléctricas y está por comenzar la construcción del Parque de Generación de Energía Solar en Puerto Peñasco, Sonora”.

Con ello y más otras acciones, será posible que se produzcan lo que se requiere para el consumo domestico y empresarial, evitando fallas o apagones, con un mejor control en el manejo de las líneas de transmisión y lo más importante: “mantener sin aumento, en términos reales, el costo de la energía eléctrica”.

Indicó que en el sector energético, “lograremos el objetivo de dejar de comprar en el extranjero gasolinas y diesel. Vamos a producir y vender estos combustibles en el mercado interno, lo cual implicará no exportar petróleo crudo y transformar en México toda nuestra materia prima”.

Para ello, subrayó, a finales de 2023 “estaremos procesando un millón 200 mil barriles diarios en las seis refinerías que se han venido rehabilitando; 340 mil barriles adicionales en la refinería que compramos a la empresa petrolera Shell y la misma cantidad, en la nueva refinería de Dos Bocas”.

En general, añadió, “tendremos capacidad para refinar, alrededor, de un millón 880 mil barriles diarios de gasolina, diésel y turbosina, que equivale a garantizar nuestro consumo nacional”.