CHILAPA, Gro., 23 de noviembre de 2019.- Con bandas de música de viento, tigradas y un discreto dispositivo de seguridad, poco a poco los asistentes se congregan en la cancha de Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) para recibir al presidente Andrés Manuel López a unos minutos de su llegada.

La seguridad para la recepción, incluyó el cierre total a la calle 24 Norte, donde se ubican el INPI y la Unidad Deportiva. La vía es ocupada por músicos y danzantes, y la atraviesan personas, hombres y mujeres ataviados con trajes típicos de la región.

El dispositivo de seguridad, lo conforman fundamentalmente guardias de seguridad del gobernador Héctor Astudillo Flores, quienes se observan en la primera valla de tres colocadas para el acceso; en la segunda valla hay personal de Protección Civil estatal y municipales; y en el tercer filtro, hay integrantes del Estado Mayor Presidencial, identificados del resto de los guardias porque utilizan camisas color vino.

Danzantes y músicos esperan la llegada del mandatario nacional cuyo arribo está programado a las 13:30 horas.

Poco a poco, las aproximadamente mil 500 sillas dispuestas para los invitados, son ocupadas por los asistentes.

El comité de recepción local, preparar porras y adornos con flores de cempasúchil para conducir al presidente hasta el estrado, donde se puede leer “Diálogo con los pueblos náhuatl, mixteco, tlapaneco y afromexicano”, escrito también en tu’un savi, me’pha, sansekan, titlajtoua Iuan kalpamej náhuatl y niman afromexicamej.