CHILPANCINGO, Gro., 26 de abril de 2019.-El presidente municipal de Leonardo Bravo (Chichihualco), Ismael Cástulo Guzmán consideró que la ayuda para los habitantes de la Sierra no puede esperar pues de ser así, advirtió, los pobladores tomarán Chilpancingo “porque aquí está la comida”.

En una reunión en Chilpancingo, el alcalde que advirtió de una posible hambruna en las comunidades de la Sierra de Guerrero, pidió al delegado del gobierno federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros poner las cartas sobre la mesa, porque es triste llevarle sólo reuniones y falsas expectativas a sus pobladores.

Dijo que al ser el delegado los han mandado con él por lo que sí quieren respuestas inmediatas como brigadas de salud, caminos y víveres pues si se dan otras tres o cuatro reuniones o un mes de espera existe el riesgo de que los habitantes bajen a Chilpancingo.

“Lo alimenticio está crítico en la Sierra, los caminos ni se diga, la inseguridad; tenemos que empezar a avanzar porque si no avanzamos nos vamos a llevar los seis años del presidente de la República haciendo reuniones y reuniones y no vamos a ver nada, vamos a segur con lo mismo y la gente nos desesperamos, soy un gobierno priísta pero estoy contra de las corrupciones y las falsedades. Yo voy al grano porque me sé bien el asunto de la Sierra”, expresó.

Indicó que en la Sierra no son malos y que la amapola era su sustento, pero ahora los precios ya no valen y con eso “valió madre el asunto”; dijo que antes eran ricos, pero ahora son de los más pobres.

Aseveró que él como presidente municipal está en la mejor disposición de ayudar y hacer lo que le toca, y llamó al delegado a meter en cintura a todos los presidentes y a no dedicar recursos a otra índole de violencia, sino primero ayudar a los pobladores, que son a quienes se deben.