ACAPULCO, Gro., 12 de julio de 2020.- Con temor y escasos trabajadores, tres negocios de los 12 que se ubican en la zona de restaurantes El Pueblito de Revolcadero, prestan sus servicios este segundo domingo de nueva normalidad a grupos numerosos de turistas cuya mayoría, se niega a respetar las medidas sanitarias.

Empleados de los negocios que abrieron esta mañana, hablaron de la dificultad que representa trabajar en esta etapa de la pandemia con grupos de turistas, la mayoría provenientes del centro del país.

“No quieren respetar la separación de las mesas y ellos mismos las juntan. Hacen comentarios como ‘nos tienen asco’ porque utilizamos guantes o porque enjuagamos el dinero que recibimos cuando nos pagan”, comentó una joven mesera.

En un recorrido por Quadratín Guerrero, se observó que en el área de restaurantes hubo escasos comensales, pero los que llegaron, lo hicieron a bordo de camionetas y urvans en grupos de hasta 20 personas, la mayoría no utilizaba cubrebocas ni respetaba la distancia entre los trabajadores del  negocio y ellos.

Ante la dificultad de acatar las disposiciones por exigencia de los propios turistas, comentó una cocinera, los dueños del negocio quieren volver a cerrarlo, pues consideran que sus pérdidas son mayores manteniendo abierto e incrementando el riesgo de contraer el virus.

“Es poco el ingreso que se tiene. Nada más tengo a dos muchachas en la cocina y a una de ellas la tengo de mesera porque no llega tanta gente”, dijo la encargada de un restaurante.

Los turistas son recibidos por alguna mesera en la entrada del restaurante, son dirigidos a una de las mesas habilitadas para atenderles, se les ofrece alcohol en gel o les muestran el sitio donde se halla el lavabo.

Las cocineras de los locales utilizan cubrebocas y las meseras también utilizan guantes.