ACAPULCO, Gro., 18 de febrero de 2020.- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó la actuación de policías antimotines que haciendo un uso desproporcionado de la fuerza hirieron a estudiantes y padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

En un comunicado, indicó que esta acción muestra la necesidad de garantizar la regulación efectiva y precisa de la acción policial en manifestaciones y la supervisión de su actuación, incluyendo tanto a los agentes participantes como a los responsables de la planeación, preparación y ejecución de los operativos.

Asimismo, dijo, debe garantizarse que las personas participantes en los dispositivos desplegados con motivo de protestas sociales cuenten con el entrenamiento y capacidades para el desarrollo de sus funciones con apego a los estándares internacionales de derechos humanos, incluyendo la prevención y reducción de la violencia y el correcto uso de las denominadas “armas menos letales”.

Ante ello, llamó a las autoridades a garantizar el pleno respeto a la protesta pacífica, cualquiera que sea el motivo de la misma, incluidos los feminicidios y otros actos de violencia en contra de las mujeres, las exigencias estudiantiles, las demandas de personas migrantes o de víctimas de violaciones a los derechos humanos, entre otros.

También se sumó al llamado del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador de llevar a cabo una investigación exhaustiva e independiente, que determine las responsabilidades derivadas de la actuación policial y contribuya tanto a la rendición de cuentas por estos hechos como a la transformación de los procedimientos policiales para evitar su repetición.

Adicionalmente, urgió a las autoridades a garantizar la atención médica necesaria de todas las personas heridas en el desalojo del domingo.