CHILPANCINGO, Gro., 21 de agosto de 2019.- El diputado local de Morena y vicecoordinador de esa fracción, Arturo Martínez Núñez indicó que el Congreso del Estado no puede ser pasivo ante el reclamo de justicia y seguridad para las mujeres manifestado en la marcha nacional del viernes pasado, y dijo que el papel de este y de los tres órdenes de gobierno no debe ser la descalificación o criminalización de los movimientos sociales.

En su participación en tribuna durante la sesión de la Comisión Permanente, el diputado dijo que las expresiones sociales como la marcha de las mujeres, son el resultado de la indignación y el hartazgo contenido ante la indolencia social y la incompetencia y omisión de las autoridades.

“No son los vidrios rotos ni los monumentos ahora convertidos en pizarrones de denuncia lo único o más importante; lo que hay de fondo y en esencia son aquellos gritos que nos escupen a la cara el reclamo de parar la violencia; la exigencia de que las mujeres puedan vivir tranquilas, seguras y libres; que reclaman justicia y fin a la impunidad, fin a la ineficiencia, la incompetencia y la complicidad de las autoridades, porque a final de cuentas entienden que el Estado, bajo estas circunstancias, es culpable”, expresó.

Dijo que de la atención y respuesta que se dé al problema dependerá la posibilidad de construir una sociedad más justa e igualitaria por lo que consideró que los diputados deben ir más allá de sus labores legislativas y asumir el papel de interlocución y generar los canales de comunicación para alcanzar el entendimiento y búsqueda de acuerdos entre sociedad y autoridades.

Martínez Núñez fue secundado por el diputado priísta y presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Heriberto Huicochea Vázquez, quien reprochó a aquellos que cuestionan por los vidrios rotos y las paredes rayadas pues, dijo, la sangre derramada mancha más a una ciudad.

“No estamos promoviendo el uso de violencia en las protestas, no la validamos, ni la aceptamos, pero no podemos ponernos en la frialdad humana de juzgar la digna rabia por la vida humana. Muchas protestas han habido por derechos laborales, por inconformidades políticas, por elecciones perdidas. Pero esta marcha fue por la vida. El derecho a la vida de las mujeres”, dijo.

Condenó el que se persiga y se abran carpetas de investigación contra las mujeres que protestaron en Ciudad de México y dijo que tampoco están de acuerdo en que se les llame provocadoras, pues el Estado debe ser consciente de su responsabilidad para regular y erradicar las violencias que sufren las mujeres.