CHILPANCINGO, Gro., 13 de noviembre de 2017.- El Grupo de Coordinación Guerrero, la Policía Federal y el Ejército Mexicano determinaron este lunes otro dispositivo de seguridad en Chilapa, con el objetivo de frenar la violencia y garantizar el regreso a clases de más de 100 escuelas.

Luego de una sesión a puerta cerrada que duró cerca de dos horas en Chilapa, el gobernador Héctor Astudillo Flores informó en una breve entrevista que se iniciará otra operación en la que participarán agentes estatales y militares en la vía Chilpancingo-Chilapa y en las escuelas.

El mandatario consideró que con ese dispositivo se va a proteger a los maestros y alumnos de las escuelas que permanecen cerradas por la violencia, de las cuales dijo, en la cabecera de Chilapa son 64 planteles en esta situación.

Se le recordó que en enero de 2016, el gobierno del estado y la federación arrancaron una operación en Chilapa con al menos tres mil 500 efectivos de distintas corporaciones e insistió que el problema que prevalece es por “una situación de una confrontación entre grupos delincuenciales” y señaló que esos grupos “están debidamente ubicados” y se trata de detenerlos.

Sobre un posible cuartel militar en Chilapa, que también se anunció a principios de año, el gobernador dijo que en dicho municipio no fue proyectado, sino para Teloloapan.

De este nuevo dispositivo para Chilapa, no especificó cuántos efectivos participarán y sólo dijo que será instalado entre los municipios de Chilapa y Zitlala.