CHILPANCINGO, Gro., 7 de marzo de 2019.-El conflicto sindical al interior de la Secretaría de Salud llegó a la tribuna del Congreso de Guerrero, en donde la diputada de Morena Nilsan Hilario Mendoza, señaló que la secretaria general de la Sección 36 del Sindicato Beatriz Vélez Núñez tiene cooptada esa dependencia y tiene como subordinado al titular de esa dependencia, Carlos de la Peña Pintos.

El tema fue llevado a tribuna por la diputada Normal Otilia Hernández Martínez, quien dijo que no pueden ser omisos ante los conflictos sociales, pues además de las denuncias públicas han recibido oficios de octubre de 2018 a febrero de 2019 en los que se quejan de que en el Sindicato de Salud en Guerrero no se garantizan los derechos, no se aplica el escalafón y no se respetan las plazas, pues se es da a amigos y familiares.

Exigió a la dirigente sindical, quien señaló que de manera ininterrumpida ha ocupado el cargo desde 2009, que no dé condiciones y amenace a los más de 5 mil trabajadores de contrato con que no serán considerados en los procesos de formalización laboral que pretende llevar a cabo el gobierno federal.

En defensa subió a tribuna la diputada del PRI y nieta del líder sindical de la CTM, Aracely Alhelí Alvarado González, quien dijo que lo pertinente ante los conflictos internos de Salud es que se mantenga una actitud de respeto a la autonomía sindical y con la disposición a exhortarlos a que sea el diálogo y no la reyerta o litigios en medios como se solucionen los problemas.

“Les propongo que lejos de inmiscuirnos en problemáticas que el sistema jurídico ha reservado para el análisis exclusivo de los trabajadores y venir a esta tribuna a hacer escarnio de unos a otros, exhortemos al Sindicato de Salud del estado que ante los conflictos que se viven en su interior se el diálogo y la prevalencia de sus estatutos los únicos reductos que puedan servir no permitiendo que fuerzas ajenas interfieran o influyan en su naturaleza sindical”, expresó.

Dijo que esa soberanía popular se declara aliada por mantener el respeto a la personalidad del sindicato de Salud, su organización, sus funciones y sus decisiones siempre que sean dentro del marco de la ley.

Agregó que es lamentable que una mujer utilice la tribuna para violentar a otra mujer. En una segunda participación Alvarado González dijo que no pueden subir a la tribuna más alta del estado “con piel de oveja” para arremeter contra organizaciones sindicales porque sería extraviar el rumbo y seguir la criminalización de sindicatos.

Insistió en respetar a la autonomía sindical, y dijo que la paz que tanto necesita México y Guerrero no se puede cimentar en la injusticia, pues dijo que la irrupción en la vida interna de los sindicatos daña al mundo.

Abundó que la violencia hacia las mujeres se sufre en muchos aspectos, como pasó con la diputada de Morena Erika Valencia Cardona, pues varias compañeras se sumaron en apoyo tras ser violentada, pero las que subieron a hablar contra la dirigente sindical, ambas de su mismo partido, no la apoyaron.

Posteriormente subió la diputada Nilsan Hilario Mendoza, quien ha sido trabajadora de la Secretaría de Salud, quien dijo lamentar que la diputada priísta desconozca la situación real de la Secretaría.

Expuso que un líder sindical debe representar a los trabajadores no a sus propios intereses; aseveró que no puede haber un buen servicio cuando los trabajadores son oprimidos y no tienen a quien acudir porque el patrón y el Sindicato es lo mismo.

Expresó que no se puede estar indiferente cuando en la Secretaría impera la Ley mordaza; dijo que los hospitales se han llenado de personal administrativo de gente recomendada por ella y sus representantes, en vez de contratar personal médico y de enfermería bien pagado para mejorar la calidad de los servicios.

“Es una líder que se ha alimentado del miedo de los trabajadores, nadie se atreve a contradecir algo, tiene cooptada la Secretaría de Salud y es ella quien realmente manda laboralmente teniendo prácticamente como subordinado al titular de la dependencia”, dijo.

Aseguró que violenta la normatividad sindical al tratar de reelegirse por cuarta ocasión luego de estar como diputada federal y al mismo tiempo como líder sindical, por lo que cuestionó cuál es su temor de someterse al escrutinio electoral de la base trabajadora del sector Salud y de emitir una convocatoria.