ACAPULCO, Gro., 16 de julio de 2017.- Epccor, una de las empresas que construyeron el socavado Paso Express de Cuernavaca edificó en Acapulco el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT)  y el camino Metlatónoc-Jicayán del Tovar, en el periodo del gobierno de Ángel Aguirre Rivero.

Además, en conjunto con Construcciones Aldesem, su asociada en el Paso Express, participaron sin éxito en dos licitaciones para los trabajos del Libramiento Poniente de Acapulco.

Epccor ha sido señalada de tener un vínculo estrecho con la empresa Gutsa que en 2011 fue inhabilitada para recibir contratos del gobierno por haber incumplido con la rehabilitación de la Autopista del Sol.

Esto porque sus propietarios son hijos del dueño de Gutsa, Juan Diego Gutiérrez Cortina.

En su página de Internet menciona entre las obras que ha realizado el CRIT de Acapulco, inaugurado el 22 de noviembre de 2012, y el camino que comunica a Metlatónoc con Jicayán del Tovar en el municipio de Tlacoachistlahuaca.

En el  listado de la Coordinación General de Centros SCT, aparece que esta obra “es de cobertura estatal”, concluyó el 31 de diciembre de 2014, durante el periodo de gobierno del perredista Ángel Aguirre Rivero, y tuvo una inversión de 331.93 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

En ese mismo año Epccor y Aldesem, que construyeron el Paso Express en el que dos personas murieron en un socavón a tres meses de inaugurado, participaron en dos licitaciones públicas internacionales para los trabajos del Libramiento Poniente de Acapulco en el tramo La Venta-Bajos del Ejido.

En documentos del Instituto Mexicano de Auditoría Técnica que fungió como testigo social, está registrado que en la licitación correspondiente al tramo del kilómetro 0 al 10, mediante convenio de participación conjunta con Aldesem y su filial Proacon, Epccor presentó una propuesta de mil 193.5 millones de pesos.

De acuerdo con los documentos fechados el 3 de septiembre de 2014 la propuesta fue rechazada al no superar la puntuación mínima exigida por el método de evaluación.

La obra fue asignada al consorcio Mota Engil por 10 millones de pesos menos.

Epccor y Aldesem también presentaron una propuesta conjunta para el tramo del kilómetro 10 al 21 por 734.3 millones de pesos que tampoco superó la puntuación y la obra fue asignada finalmente a otras empresas.