CHILPANCINGO, Gro., 21 de julio de 2014.- Para recuperar niveles satisfactorios de captación de agua de la principal fuente que suministra a Acapulco que es el río Papagayo, se requiere realizar durante la próxima temporada de estiaje una obra de filtración, para degradar lodos y evitar que la turbiedad impida el funcionamiento del sistema de bombeo, señaló el director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), Benito Trujillo Sánchez.

El funcionario anticipó que estos trabajos deberán iniciarse cuando baje el nivel del río, para resolver la problemática que ha afectado el suministro del líquido, luego de que a consecuencia de la contingencia del clima se septiembre pasado, colapsara la presa de La Venta, que además de generar energía, servía para decantar lodo y sedimento que arrastra el afluente.

Explicó que ahora, al no contar con la presa en operación, el caudal pasa sin filtración natural alguna, lo que pone en riesgo la operación de bombeo pues supera con mucho el grado de turbiedad tolerado, lo que eventualmente obliga a detener el sistema para no dañar las bombas, pues cuando llueve llega casi lodo a la boca toma.

El sistema que se proyecta construir, según detalló, consiste en plantar pilotes en el lecho del río, que soporten un sistema de filtración, para contener lodos y sedimento. Con esa decantación de materiales se disminuye la turbiedad y la captación podrá recuperarse en toda época, independientemente de la operación de la presa La Venta, que seguramente será rehabilitada pero a largo plazo.

Trujillo Sánchez dijo que este sistema de filtración opera con éxito en muchos lugares y es una alternativa eficaz para depurar el líquido que se suministra. En el caso de Acapulco contribuirá a resolver en gran parte las afectaciones al sistema que generó la contingencia hace casi un año, ya que la rehabilitación del sistema de bombeo va avanzando.