AMLO y el gallo de Morena en Guerrero

Durante las últimas semanas, algunas casas encuestadoras han publicado varios ejercicios que colocan a Morena como el favorito para la elección de gobernador en Guerrero. La mayoría de ellas indican que el más popular de todos es el senador Félix Salgado Macedonio.

En efecto, el oriundo de Las Querendas, municipio de Pungarabato (Ciudad Altamirano), es el más popular de todos los aspirantes, ya que desde hace 27 años ha buscado sin éxito llegar a Casa Guerrero. En 1993 abandera al PRD y pierde la elección ante el priista Rubén Figueroa Alcocer; en 1999 es derrotado en las urnas por René Juárez Cisneros, también del PRI, y en 2005 quiso ser candidato del PRD por tercera ocasión, pero los “astros” se inclinaron a favor del ex alcalde de Acapulco, Zeferino Torreblanca Galindo.

Paradójicamente, “El Toro sin cerca” es –de entre todos los aspirantes medidos– el que más negativos arrastra. Y todo por los escándalos que ha protagonizado como legislador federal y por su deficiente desempeño como alcalde de Acapulco en el trienio 2005-2008.

Si Morena realmente quiere ganar en Guerrero, tendrá que postular a un personaje alejado de los escándalos de corrupción y del valemadrismo; alguien que tenga experiencia en el ejercicio público y que no tenga nexos con el crimen organizado; y, sobre todo, alguien que sepa sumar a miembros de otras fuerzas políticas y a la iniciativa privada.

Luis Walton Aburto y Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros son otros personajes que también buscan llegar a la gubernatura a través de Morena. El primero oriundo de Acapulco, y el segundo de la Ciudad de México.

Walton ha sido cónsul honorario de Austria en Acapulco, senador de la República, dirigente estatal y nacional de Movimiento Ciudadano (MC) y alcalde de Acapulco (2012-2014).

Con o sin cargo, el también empresario se ha mantenido vigente en la política estatal y nacional, y ha realizado una importante labor altruista en el ámbito social.

Pablo Amílcar, por su parte, ha vivido del erario como burócrata y no ha ganado ninguna elección en las urnas. En 2015 cuando contendió por la gubernatura quedó en un lejano quinto lugar al obtener solamente 37 mil 847 sufragios (2.77 %), superado, incluso, por el calentano Jorge Camacho Peñaloza, del PAN, quien obtuvo 66 mil 794 votos (4.90 %).

El pasado 20 de septiembre, Walton renunció formalmente a las filas de MC.

En el documento entregado en la sede nacional de dicho instituto político, argumentó que no está de acuerdo con la determinación de MC, de ser “oposición crítica y de resistencia política del presidente Andrés Manuel López Obrador”. E indicó que dicha postura lo llevó a tomar “la decisión de renunciar a las filas del partido, para que en libertad, los órganos nacionales marquen en Guerrero el rumbo que consideren idóneo”.

Pero, meses antes de tomar esa decisión, el ex alcalde porteño fue invitado en Palacio Nacional por el presidente López Obrador, para refrendar la amistad que los une desde hace varios años y hablar de diversos temas relacionados con el estado de Guerrero. De hecho, personal de la Presidencia tomó una fotografía de tan importante encuentro entre ambos personajes y que fue publicada en redes sociales.

En esos días trascendió que el presidente de la República invitó al empresario guerrerense para formar parte del gobierno federal y a sumarse a Morena para consolidar la Cuarta Transformación.

Lo cierto es que Walton no se incorporó a ningún puesto de la administración pública. Y se entiende: su prioridad es servir a Guerrero.

Desde ese entonces, su nombre suena fuerte para suceder al priista Héctor Astudillo Flores en la gubernatura, a través de Morena.

Hubo quienes se molestaron al ver al presidente López Obrador muy sonriente y abrazado con su amigo Walton.

La imagen sigue dando de qué hablar. Y no es para menos. El mensaje fue muy claro: “Muévete, Luis”.

Es evidente que Félix Salgado anda muy desesperado en los últimos días, ya que la candidatura que creía tener amarrada por el simple hecho de ser senador por Morena, se le cayó después del reencuentro entre el impulsor de la 4T en el país y el ex líder nacional de MC.

Lo mismo ocurre con Pablo Amílcar, quien le ha quedado claro que no es lo mismo ser mozo que amigo del presidente de la República.

Algunos de los errores del nieto del Dr. Pablo Sandoval Cruz son: su confrontación con todos –hasta con su sombra–, utilizar su cargo de delegado del gobierno federal en la entidad, para promoverse como aspirante a la gubernatura, y de generarle problemas al presidente con los campesinos de Guerrero.

A Walton se le nota muy tranquilo, más no confiado. Y, al no desempeñar actualmente un cargo en el gobierno, nadie lo puede señalar de utilizar recursos públicos para promoverse para la gubernatura. Es más, no tiene señalamientos de corrupción en su paso por la Alcaldía de Acapulco. O sea, es un actor político con una hoja de servicio intachable a favor de Acapulco y de Guerrero, y alejado de los escándalos.

La elección del candidato de Morena para el 2021 se decidirá en Palacio Nacional (si es que no se decidió ya) y no en las plazas públicas ni en las redes sociales.

El presidente López Obrador, al igual que sus predecesores del PRI y del PAN, ungirá al que menos problemas le provoque con las organizaciones sociales y con la iniciativa privada, porque no debemos olvidar que Guerrero vive del turismo y de las inversiones nacionales y extranjeras, y no de ocurrencias.

ENTRE OTRAS COSAS… La noche de este domingo falleció en el puerto de Acapulco, la reportera Melánea Calderón García.

A través de las redes sociales, Santos Salvador Romero Calderón –su hijo y también periodista– posteó:

“Con profundo dolor les informo que mi madre MELÁNEA CALDERÓN GARCÍA acaba de fallecer después de estar convaleciente cuatro días de tos y presión baja”.

Desde este espacio me permito enviar mis condolencias a la familia Romero Calderón, por tan lamentable noticia.

Comentarios:

E-mail: [email protected]

Twitter: @efiglesias