CHILPANCINGO, Gro., 17 de agosto de 2016.- En la capital del estado de Guerrero, el gobierno local que encabeza el priista Marco Antonio Leyva Mena, puso en marcha una campaña mediática a través de la red social Facebook con la que se pretende contrarrestar el conflicto del relleno sanitario que mantiene con el cabildo del municipio vecino de Tixtla.

Desde hace dos semanas, el ayuntamiento capitalino asegura que la celda emergente, para la disposición final de los residuos y la cual fue construida en la comunidad de Matlalapa, municipio de Tixtla, cumple con la norma 083 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la cual garantiza la no contaminación. Asimismo indica que cuenta con un título de propiedad a favor de Chilpancingo, una constancia de factibilidad ambiental expedida por el ayuntamiento de Tixtla y un convenio de colaboración intermunicipal entre Tixtla y Chilpancingo, todo esto pese a que el cabildo tixtleco por unanimidad rechazó el proyecto intermunicipal del relleno sanitario.

En el periodo 2012-2015, las administraciones de Chilpancingo y Tixtla, encabezadas por Mario Moreno Arcos y Gustavo Alcaraz firmaron un acuerdo de instalación de un relleno sanitario, al proyecto se sumó el gobierno de Eduardo Neri.

No obstante, las nuevas administraciones 2015-2018 no iniciaron el proyecto en conjunto. El ayuntamiento de Chilpancingo empezó la construcción de la celda mientras avanzaba con las negociaciones con el cabildo de Tixtla y los habitantes de Matlalapa, el proyecto está casi al 98 por ciento de avance y tanto los habitantes como el cabildo tlixteco han determinado no permitir la operación de la celda.

Asimismo, el gobierno de Eduardo Neri, encabezado por perredista, Pablo Higuera Fuentes, ha manifestado su negativa a participar  en dicho proyecto.

De acuerdo con la campaña mediática que inició el gobierno de Chilpancingo, el relleno sanitario beneficiaría a Matlalapa con empleos, energía eléctrica gratuita, pavimentación de calles, rehabilitación de escuelas y derrama económica.

En consecuencia, en Chilpancingo diariamente se dejan de recolectar cerca de 100 toneladas de basura debido a que al actual basurero  se encuentra a su máxima capacidad, según ha dicho el encargado del departamento de Limpia del Ayuntamiento, Benito Juárez Castañeda.