ACAPULCO, Gro., 22 de febrero de 2015.- “Nunca hemos pensando llegar a este extremo, de estar trabajando con vigilancia o con militares”, aseguró María Inés Aparicio, directora de la Escuela Secundaria 100, ya que luego de tres meses sin impartir clases, escuelas dañadas y quemadas, 21 docentes asesinados y cerca de 10 secuestrados en 2014, más de mil elementos del Ejército mexicano continúan brindando seguridad a más de 100 escuelas de nivel básico del puerto de Acapulco.

Como señala una nota de CNN México, los elementos buscan con su presencia frenar la irrupción de asesinatos, secuestros y extorsiones contra profesores, como se venía haciendo desde noviembre pasado, hechos que dejaron a 31,000 estudiantes en sus casas..

La Secretaría de Educación no ha dado una fecha límite para la presencia de los militares, y planea reforzar la seguridad con muros alrededor de las escuelas, así como con cámaras de vigilancia y botones de pánico para alertar a la policía.

La nota completa en CNN México