ACAPULCO, Gro., 3 de mayo de 2019.- En un ambiente festivo y de tradición, el gobernador Héctor Astudillo Flores convivió la mañana de este viernes con vecinos del barrio de Santa Cruz, quienes cada año realizan un festejo en honor a la veneración a las reliquias de la cruz de Cristo en Jerusalén.

Se informó en un boletín que luego de la misa que se ofreció en la parroquia de este popular barrio, Astudillo Flores y su esposa, la presidenta del DIF Guerrero, Mercedes Calvo, asistieron a un desayuno con los habitantes.

Junto al presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán, compartieron el tradicional pozole con café y pan con los asistentes a este evento religioso que se celebró en la explanada de la iglesia.

En un ambiente de festividad, música, alegría y gran emotividad, el Ejecutivo guerrerense y su esposa Mercedes Calvo, saludaron a los presentes quienes agradecieron su asistencia a esta festividad.