CIUDAD DE MÉXICO, 8 de marzo de 2020. — El Papa Francisco dirigió el rezo del Ángelus este domingo en forma insólita, desde la biblioteca y no desde la ventana del Palacio Apostólico como habitualmente lo hace, para cumplir con las disposiciones del Gobierno italiano que piden evitar aglomeraciones y así reducir las posibilidades de contagio del coronavirus (Covid-2019).

“Es un poco extraño esta oración del Ángelus de hoy con el Papa enjaulado en la Biblioteca, pero yo los veo, les soy cercano”, comentó en forma espontánea el Santo Padre desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano en transmisión televisiva en vivo.

De acuerdo con lo que registra la Agencia Católica de Informaciones, el Pontífice señaló que, “este modo de hoy de rezar el Ángelus lo hacemos para cumplir las disposiciones preventivas, para evitar pequeñas multitudes de personas, que pueden favorecer la transmisión del virus”.

La nota aquí.