ACAPULCO, Gro., 28 de mayo de 2020.- El panteón El Eterno Descanso, ubicado sobre la carretera a México, metros más adelante del Hospital General de El Quemado, aumentó su capacidad de recepción de cuerpos de personas, debido a la emergencia sanitaria por Covid 19.

El encargado, Ramón Aquino Organes dijo que aunque no es normal, ya ven de esa forma que les lleguen cadáveres infectados por Covid 19 para cremar. “Las primeras veces nos decían ‘viene con Covid 19’ y decíamos uta, hay que protegernos, pero ahorita ya es normal para nosotros, ya que vemos entrar y entrar carrozas con cuerpos infectados”, expresó.

En entrevista con Quadratín Guerrero, Aquino Organes explicó que por la pandemia, desde hace tres semanas tienen que trabajar las 24 horas en tres turnos de ocho horas con un empleado en cada uno, cuando antes la jornada de trabajo era de 8 de la mañana y hasta las 3 de la tarde.

Puntualizó que de tres cuerpos diarios que recibían anteriormente, ahora con la emergencia sanitaria son hasta 13, y de estos, entre ocho y 10 son por Covid 19. “Ya quisiera yo que acabara mano, porque sí es muy pesado, porque estás al pie del horno, a altas temperaturas, porque el horno llega hasta mil 800 grados centígrados”.

Aseguró que trabajan a marchas forzadas, pues los cuerpos son recibidos por las mañanas o incluso por las tardes, y tardan entre una hora y media o dos horas en cremarlos, para después entregar las cenizas a las funerarias.

Ramón Aquino dijo que para evitar contagios entre los trabajadores, utilizan trajes especiales, guantes, cubrebocas y googles, y toman todas las medidas preventivas que recomiendan las autoridades.   

Detalló que para poder cremar los cuerpos, el encargado solicita el certificado de defunción, así como una carta poder del familiar en la que autorizan el servicio, “ya que nos ordenaron que son cremaciones directas, del hospital al crematorio, no hay nada de que lo puedan velar, son directas”.

Ramón Aquino pidió a la ciudadanía tomar en serio la enfermedad, porque el Covid 19 no es un juego y la curva de contagios no baja desde hace cuatro semanas, “esto está latente y la gente todavía es incrédula, por eso tenemos tanta muerte aquí, esto si sigue así es un cuento de nunca acabar, no va a acabar ahorita, no le vemos fin”, finalizó.