ACAPULCO, Gro., 2 de julio de 2019.- El coordinador de la organización de transportistas Un Nuevo Horizonte para Guerrero, Rogelio Hernández Cruz señaló que el asesinato de su hermano menor Geovany era un atentado en su contra, por lo que llamó al gobierno federal para que den resultados en esclarecimiento del caso y pidió a la alcaldesa Adela Román Ocampo que deje de presumir que en el puerto no hay inseguridad.

“El problema de la inseguridad es algo que estamos padeciendo todos los guerrerenses y mexicanos, mucho más en el puerto, (por eso) le exijo al presidente de al República (Andrés Manuel López Obrador) y a la alcaldesa Adela Román Ocampo que den resultados sobre la muerte de mi hermano, fue un atentado en mi contra, desde ayer yo estoy muerto y mi familia está de luto”, dijo en conferencia de prensa en un restaurante del puerto.

El líder transportista también pidió al gobernador Héctor Astudillo Flores que no “afloje el paso”, en su lucha contra la inseguridad, ya que la Policía Estatal y Ministerial, son los únicos que han dado resultados.

“Exijo la inmediata aprehensión de estas personas que lastimaron a mi familia que dejaron a dos niños huérfanos y a una familia adolorida de por vida y mataron a Rogelio Hernández desde ayer”, insistió.

Dijo que a pesar de haber denunciado extorsiones en la Costa Chica y el asesinato de transportistas, dijo que no había recibido amenazas de muerte.

Recordó que cuando asesinaron a su hermano dentro de un departamento en el fraccionamiento Costa Azul, iba saliendo de una reunión en la Promotora Turística (Protur) con el fiscal general, Jorge Zuriel de los Santos Barrila y el subsecretario de Seguridad Pública, en donde planearon algunas estrategias para combatir el delito de extorsión.

Por otra parte, indicó que no va permitir que desvíen la atención hacia otro lado el torno caso de la muerte de su hermano, ni permitirá que lo relacionen con el crimen organizado. Añadió que aunque “no le debo nada a nadie, ni le temo”, reforzará su seguridad.