CHILPANCINGO, Gro., 31 de mayo de 2019.- El dirigente de la organización Mi Raza Indígena, Abundio González Reyes, criticó la realización del Parlamento Abierto para la Construcción Legal de los Derechos Indígenas y Afroamericanos de Guerrero, al que convocó el Congreso local a través de la Comisión de Asuntos Indígenas, que encabeza el disputado Aristóteles Tito Arroyo.

Durante el evento, que se realiza en un lujoso hotel al sur de Chilpancingo para discutir la creación de radios comunitarias, González Reyes, en su calidad de consejero de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) y presidente de los Bienes Comunales de Quiahuitlatzala, del municipio de Xalpatláhuac, arrebató el micrófono y se quejó de que no le concedieron la palabra.

Dijo que el evento carecía de legitimidad porque acudieron aproximadamente 100 personas y la mitad eran empleados del Congreso, no ciudadanos indígenas. Además dijo que este foro debe realizarse en zonas indígenas y no en un hotel donde la renta para eventos asciende a 250 mil pesos.

Agregó que el parlamento encabezado por Tito Arroyo y la presidenta de Morena en Guerrero, Nora Velázquez, es un insulto para los indígenas que han creído y apoyado al presidente Andrés Manuel López Obrador “porque deben recorrer más de seis horas de camino, no les dan la palabra, ni de almorzar y quieren que sólo les aplaudan”.

La crítica molestó al diputado Luis Enrique Ríos Saucedo y se dirigió al representante indígena como militante del PRD, lo que provocó que los asistentes le gritaran a Abundio González que se fuera.