CHILPANCINGO, Gro., 3 de junio de 2016.- Cerca de 500 niños de dos primarias y un kinder, ubicados en el poblado de Nuevo Balsas del municipio de Cocula, cumplieron una semana sin clases, debido a que un grupo de la delincuencia organizada ordenó la suspensión del servicio público de transportes que proviene de Iguala.

El comisario de ese poblado ubicado en la región Norte del estado, Marcos Valentín denunció que las escuelas sin clases son la José María Morelos y Pavón, Amado Nervo y del jardín de niños Albert Einstein.

Aseguró que los maestros dejaron de acudir al pueblo porque se suspendió el servicio de combis, debido a presiones de la delincuencia, a pesar de que en ese poblado se encuentra la mina El Limón-El Huajal, de la minera canadiense Media Luna.

La falta del servicio público ha generado que la población tenga problemas para comprar alimentos, y otros servicios.

El comisario consideró que existe un abandono por parte del gobierno, y recordó que hace casi dos semanas, detuvieron a cinco extorsionadores, que casi los lincha la población “se los entregamos a la Policía Federal, pero nos dicen que ya los liberaron. No sé si tienen más derechos las personas malas, que las buenas”.

El comisario pidió al presidente de la República, Enrique Peña Nieto y al gobernador Héctor Astudillo Flores que brinden atención y  seguridad, señalando que no están en contra de la mina.

Pidieron que el Ejército se quede en el poblado e instalen retenes, porque afirmó que no tiene caso que sólo se anden paseando, o estén encerrados (en su base).