TAXCO, Gro., 19 de septiembre de 2014.- El secretario de la sección 17 del Sindicato Nacional Minero en Taxco, Roberto Hernández Mojica, denunció que la contaminación que se ha presentado en los ríos de Sonora también ocurre en afluentes del municipio de Taxco por la falta de medidas de seguridad de parte de Grupo México (GM), para manejar los residuos tóxicos al momento de la extracción “y siempre estuvimos pidiendo que se le cancelara la concesión, sin embargo nunca nos hicieron caso”.

Incluso, denunció que el problema en Taxco es más viejo que lo sucedido en Sonora, porque en Guerrero “llevamos muchos años en que el medio ambiente ha sido contaminado por la explotación minera desde hace siglos”.

De acuerdo a lo publicado por La Jornada Guerrero se quejó que ningún gobierno “haya hecho caso” a la petición del sindicato para que le cancelaran la concesión a GM por el problema de polución.

Expuso que hace un año el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, en una reunión con el comité de la sección 17 de mineros se solidarizó, y dijo que pediría cancelar la concesión si la empresa no quería reactivar las fuentes de empleo y corregía los problemas ambientales.

Hernández Mojica indicó que han sido varias las voces que han llevado la petición al Congreso de la Unión y al Senado, para que se retire la concesión y los permisos a la extractora “y nadie nos ha hecho caso, porque hay muchos intereses de por medio”.

Recordó que la huelga minera, que lleva más de siete años, fue originada por la falta de seguridad para laborar y por la contaminación que genera la empresa al medio ambiente de Taxco.

Dijo que cuando estuvo en funcionamiento a los “dueños no les importó qué tanto se podía contaminar en los afluentes, aguas y comunidades”.

Una prueba, expuso, son los jales mineros que están en la región de La Cañada y que “es una mole de desechos mineros tóxicos que han generado enfermedades” entre los habitantes de las comunidades “y de ahí no pasa, porque la empresa está protegida” por el gobierno federal.