ACAPULCO, Gro., 16 de octubre de 2021.- Vecinos de la unidad habitacional Cantaluna, afectados por el terremoto de magnitud 7.1 que azotó a Acapulco, denunciaron actos de intimidación por parte de la empresa constructora Paquimé.

En conferencia de prensa, los habitantes afectados explicaron que el 22 de septiembre, días después del movimiento telúrico, decidieron poner candados a las puertas de acceso del condominio 12 de la zona residencial porque había actos de rapiña.

Una de las afectadas, Guadalupe García, explicó que una semana después de colocar los candados llegó el apoderado  legal para preguntar el motivo por el que colocaron los candados en los accesos del condominio.

Indicó que el pasado 14 de octubre llegaron agentes del Ministerio Público a la unidad habitacional con carpetas de investigación contra cuatro vecinos, a quienes se les acusa del delito de despojo de departamentos que aún no vende la constructora.

Detalló que ignoran quiénes son los vecinos señalados, ya que cuando llegaron los agentes solo había una vecina que tomó fotos del citatorio, mismo que le fue quitado por un agente y se retiró del lugar, por lo que no pudo ver de quiénes se trataba.    

Agregó que parte del citatorio señala que los vecinos acusados de despojo tienen que presentarse este lunes 18 de octubre en el Ministerio Público con documentos que acrediten que son dueños de los departamentos.

Los vecinos indicaron que la constructora Paquimé, lejos de darles solución al tema de sus departamentos afectados por el sismo, los amedrenta con este tipo de acciones.