CHILPANCINGO, Gro., 16 de abril de 2014.- Ejidatarios y empleados del complejo minero Los Filos-El Bermejal, denunciaron que son víctimas de discriminación y racismo por parte de la compañía canadiense Goldcorp Inc.

A 16 días de iniciar el paro de actividades mineras, la sección 269 del sindicato minero informó vía comunicado que nombró a su  nueva dirigencia.

“Para nosotros como ejido era muy importante que la directiva quedara en manos de los trabajadores que viven en Carrizalillo por varias razones”, indicaron en el comunicado.

Entre los motivos detallaron que varios empleados de Goldcorp son hijos de ejidatarios, quienes narraron el trato “discriminatorio y racista” que reciben por arte de los ingenieros de la transnacional canadiense.

“Los trabajadores saben que nuestro pliego petitorio no amenaza sus fuentes laborales, saben que pretendemos corregir las acciones de discriminación y desprecio de las cuales han sido objeto, y saben que pretendemos al igual que ellos, luchar por el respeto total de los derechos laborales colectivos”, indica el comunicado.

Denunciaron que Goldcorp Inc. ya prepara varios despidos contra los trabajadores mineros que sienten simpatía con el sindicato.

Los ejidatarios y empleados mineros agradecieron a las más de 300 organizaciones y personas de más 15 países de Centro América, Sudamérica, Norte América, Europa, de México, así como integrantes de REMA y del M4, que se solidarizaron en su lucha por un nuevo convenio de arrendamiento que permita al pueblo acceder a mejores condiciones de vida, salud, agua, trabajo, educación e ingresos.

“Queremos decirles que nuestro pliego petitorio únicamente pide mejorar los mecanismos para incrementar los niveles educativos y de empleo, establecer un sistema de monitoreo conjunto de la salud y el ambiente que permita prevenir y remediar los daños inherentes al modelo extractivo minero, así como un mecanismo de renta de la tierra vinculado a los precios que el mercado determina en función del valor de la onza troy y de la producción anual”, indican en su comunicado.

Los ejidatarios sostienen que sus pretensiones se basan en derechos y no desfondan las inversiones de la empresa, toda vez que el precio se somete a los mercados.