TLACOACHISTLAHUACA, Gro., 21 de septiembre de 2020.-Transportistas de la ruta a Ometepec se quejaron del pésimo estado de la carretera que conecta a estos dos municipios de la región Costa Chica del estado.

El vecino Aurelio Mendoza señaló que diariamente los taxistas, pasajeros y conductores de todo tipo de vehículos ponen su vida en riesgo al transitar por esta importante vía de comunicación.

Explicó que a lo largo de la carretera hay enormes baches y un tramo en el que los pozos están cerca de curvas por lo cual los choferes al esquivarlos pueden chocar con automóviles que vengan en el carril contrario.

En un puente vehicular en mal estado un hombre indígena se gana la vida tapando baches y pidiendo cooperación a los usuarios de esa carretera.

Sin embargo, a unos tres kilómetros antes de llegar a la cabecera de Tlacoachistlahuaca hay un socavón que tiene unos cinco metros de profundidad y abarca medio carril de la carretera, lo que representa un peligro latente para los conductores y pasajeros.

Otro conductor, Juan Avilés dijo que desde que entró el presidente Bacilio Florentino Díaz, la carretera ya estaba en mal estado, pero por las lluvias empeora y el alcalde nada hace por gestionar o pedir a las autoridades correspondientes que contribuyan a reparar esa vía.

El profesor jubilado, Roberto Barajas Grandeño reconoció que hay mucho rezago en Tlacoachistlahuaca, pero en mucho se debe a que los habitantes no participan ni se organizan para solicitar al presidente en turno que trabaje bien como; dijo que él junto a unos campesinos le solicitaron fertilizante para 80 personas y se los otorgó.

Además, que le pidieron arreglar la salida a la localidad de Rancho Cuananchinicha, donde hay derrumbes y personas que obstruyen las aceras con sus mercancías.