CHILPANCINGO, Gro., 28 de enero de 2018.- La auxiliar académico de la Unidad Académica de Comunicación y Mercadotecnia de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) Gabriela García Gutiérrez denunció acoso laboral y violación a sus derechos humanos por parte de la directora Norma Angélica Sevilla Muñoz y de la coordinadora de maestría Neysi Palmero Gómez, quienes la pretenden sacar de la escuela y quitarle su plaza laboral.

En conferencia de prensa, García Gutiérrez aseguró que el hostigamiento que ha sufrido desde hace meses es por motivos políticos, porque ambas la presionaban para no hablar con otros trabajadores de la facultad que ellas consideran sus rivales.

Detalló que ha sufrido burlas a sus creencias religiosas e incluso agresiones físicas de parte de una colaboradora de Palmero Gómez, lo cual informó al Consejo de Unidad de la institución para que fuera tratado en la sesión. No obstante, fue en la sesión que supo de la intención de correrla, debido a que cuando tocarían su caso, la directora dijo que ya no procedía porque estaba puesta a disposición.

Sostuvo que los mismos consejeros se sorprendieron porque una semana antes habían recibido la solicitud del Comité de Diseño Curricular en la que solicitaban que ella se uniera a los trabajos de actualización de los planes de estudio que comienzan en febrero, pero la directora reiteró que no era posible porque ya estaba puesta a disposición.

En la conferencia mostró un documento del 12 de enero mediante el cual, el abogado general de la Uagro José Guillermo Girón Catalán solicita al director general de Recursos Humanos Ángel Carrillo Chora ponerla a disposición a partir del 15 de enero a petición de la directora y de la coordinadora de posgrado. El documento indica que en caso de no ser aceptada en otro centro de trabajo se inicie el trámite de liquidación.

García Gutiérrez llamó a las autoridades de la Uagro a atender su caso al considerar que dicho trámite se lleva a cabo sin tener conocimiento del conflicto. Dijo que actualmente la tienen bloqueada de sus labores, le han quitado su equipo de trabajo e incluso cambiaron las contraseñas de internet y la chapa de los baños sin que ella haya sido notificada de su situación, aunque acude al centro de trabajo para cumplir con su jornada laboral.

La queja del hostigamiento también fue interpuesta ante la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero contra Neysi Palmero Gómez por tratarse de su jefa directa.